mama-hija-sensible

Este sitio es desarrollado por mí. Me llamo Zulema, soy mexicana y vivo en Suecia. Soy amante de la vida, tengo el corazón contento y procuro vivir enfocada en el presente. Desde 2014 soy mamá de una niña extraordinaria.

Mi hija y yo somos introvertidas y altamente sensibles. No soy psicóloga, ni terapeuta, ni doctora, pero he leído e investigado mucho sobre el tema, lo he vivido y puesto en práctica, y he aprendido mucho durante 8 años criando a mi hija. 

Comparto mi viaje contigo con la esperanza de acompañar e inspirar tu propio camino y el de tus hijos hacia un mayor autoconocimiento, autoaceptación, autovaloración y una vida en mayor armonía, acorde con quién cada persona genuinamente es.

Deseo que encuentres este sitio como un gran recurso y que sientas que no estás sola en tu viaje como madre. 

Enseguida te cuento sobre mí y cómo descubrí la introversión y la alta sensibilidad.

Siempre me costó encajar: Me sentía diferente, abrumada, insuficiente. 

Desde niña, sobre todo de adolescente, recuerdo sentirme incómoda durante ciertos momentos de socialización. Observaba lo mucho que todos parecían disfrutarlo, pero a mí no me pasaba así

Siempre me sentí diferente. Me costaba expresar con palabras todo lo que quería, a pesar de tenerlo claro en mi mente. 

Callaba, no quería ser catalogada de diferente, antisocial, aburrida o exagerada.

Creía que algo funcionaba mal en mí y que debía arreglarme para encajar en la sociedad. Había aprendido técnicas y practicado mucho para superar eso que yo creía que era timidez

Y llegó un punto como adulta en que creí lograrlo. 

Sin embargo, las cosas cambiaron radicalmente en 2013. Me mudé de México a Suecia siguiendo mi corazón en una aventura personal. 

Tenía 37 años, un ritmo de vida determinado y era socia de una consultoría. Había alcanzado logros profesionales y personales. 

Al mudarme de país, ¡Mi vida giró 180 grados!

Angustia, desorientación y soledad.

En el nuevo país carecía de la red familiar, de amigos y de conocidos de toda la vida. Estaba angustiada, muy desorientada y sola frente al mundo. 

Me di cuenta de mi dificultad para socializar en el nuevo país, que iba mucho más allá de solo el choque cultural y los nuevos idiomas.

En soledad, me vi tratando de reconocerme debajo de todas las capas que había aprendido a usar a lo largo de mi vida. 

Inició un período lleno de desapegos, duelos, descubrimientos, lágrimas y muchos matices, que aún sigue en proceso. Me habitué a observar para aprender, a tomar pausas para reflexionar.

En 2014 me convertí en mamá de una niña extraordinaria.

Y con la maternidad llegó la posibilidad de observar en mi hija la esencia de un ser humano desde bebé, antes de ser influenciada por los condicionamientos sociales

Desde sus primeros meses ella mostraba cierto malestar al estar rodeada de personas, incluso de otros bebés. Se comportaba un poco diferente a la mayoría de los niños de su edad en situaciones similares.

Al empezar a gatear se alejaba de niños que se le acercaban. Al empezar a caminar e ir a los parques, se detenía largo rato primero a observar, en vez de correr directamente a probar los juegos.

No sonreía a quienes no conocía. Las etiquetas en la ropa le incomodaban, los alimentos con textura no le gustaban. Era callada, muy reservada y siempre quería estar cerca de mí o de su padre. 

Yo sabía lo difícil que había sido para mi “superar mi timidez”, cómo me había sentido presionada a «salir de mi caparazón», y cómo me había auto juzgado por años por ser diferente y no encajar. Quería ayudar a mi hija a que su camino fuese más fácil que el mío. 

Pero también algo en mi interior me decía que si su naturaleza era calmada y sensible, debía haber formas de ayudarle con respeto. Sin empujarla ni presionarla a ser quien no es. 

Durante mucho tiempo busqué información que no tuviese como punto de partida “arreglarse para funcionar en el mundo”. 

Algo me decía que si las personas desde bebés presentan ciertos comportamientos debían corresponder a una parte esencial de cada ser humano y quería respetar eso

¡Las piezas del puzzle encajaron! No había nada mal en nosotras, solo éramos introvertidas y altamente sensibles.

En 2015 gracias a una charla TED me topé con el libro “Quiet: The Power of Introverts in a World That Can’t Stop Talking” (El poder de los introvertidos en un mundo que no puede dejar de hablar) de Susan Cain

Ella explicaba el término de introversión como un rasgo de personalidad, presente en un 20-30% de la población mundial y completamente normal y necesario para el equilibrio de la humanidad. 

Fue un cambio de paradigmas. El término de Introversión respondía a muchos cuestionamientos sobre mi forma de ser. Comprendí que estaba bien sentir lo que sentía y actuar como actuaba. No necesitaba fingir ser algo que no era. Me sentí liberada y auténtica. 

Empecé a informarme sobre la introversión y en este proceso me topé también con el término de Alta Sensibilidad y el libro “The highly sensitive person” (El don de la sensibilidad: Las Personas Altamente Sensibles), de la Dra. Elaine Aron

Entonces todo encajó en su lugar. Yo era introvertida y también altamente sensible, pertenecía a ese 20% de la población mundial.

Si quieres saber si tú o alguno de tus hijos son personas introvertidas o altamente sensibles, puedes hacer el test de introversión y el test de alta sensibilidad.

Había encontrado los caminos por dónde buscar información para ayudarme a mi misma y a mi hija.

Teniendo como punto de partida el respeto y la valoración de nuestras propias naturalezas, dejando de lado la idea de que era «timidez que debe ser superada». 

Con el tiempo, aprendí algunas formas realmente efectivas de ayudar a mi hija y a mí misma en mi relación con ella. Cuando lo comentaba con otras mamás, me di cuenta de que no era la única. Otras madres se hacen las mismas preguntas en silencio

Se preguntan:

  • ¿por qué mi hijo no tolera los ruidos fuertes o las etiquetas en la ropa?, o
  • ¿por qué los cambios en general parecen no gustarle?, o
  • ¿por qué en la fiestas de cumpleaños parece no pasarla tan bien?, o
  • ¿por qué parece no participar en los grupos de niños como lo hacen los demás?, o
  • ¿por qué quiere estar junto a mamá o papá todo el tiempo?…

¡Yo solía hacerme esas mismas preguntas también! 

Y de la mano de estas preguntas aparecen los miedos y las preocupaciones de que nuestra hija o hijo no sea capaz de tener una vida exitosa, que no sea capaz de adaptarse y entonces rezagarse en el mundo.

Pero, se trata de replantear la situación. En vez de ver estos rasgos de personalidad como debilidades que ponen a nuestro hijo o hija en desventaja en el mundo, se trata de conocer y valorar sus rasgos de personalidad para saber cómo interactuar en el mundo a partir de quien legítimamente es, ofreciendo al mundo esas características y fortalezas que lo hacen único.

Si quieres leer más sobre estrategias iniciales en este cambio de perspectiva, te invito a leer estos 3 tips si has descubierto que tu hija/o es introvertido y/o altamente sensible.

Ahora que ya he recorrido algo de este camino como mamá introvertida y altamente sensible, con una hija que también lo es, quiero compartir mis aprendizajes y ayudar a otras madres que apenas están iniciando por este camino.

Al principio una se siente un poco sola y desorientada frente a tanta información y sin saber por dónde empezar, ni cómo poner en práctica lo que se va aprendiendo.

Deseo que encuentres este sitio como un gran recurso y que sientas que no estás sola en tu viaje como madre. Este es un espacio para tí, para ayudarte y comprenderte. ¡Pasa, ponte cómoda, estás en tu casa!

Si quieres empezar desde ahora a saber por dónde empezar, te invito a leer esta guía básica sobre introversión y alta sensibilidad.

Quiero contribuir a comprender, valorar y celebrar las personalidades serenas, reservadas, analíticas, introvertidas, sensibles, empáticas y mostrar las fortalezas que implican. Así como las aportaciones positivas que son para el equilibrio en el mundo.

Te animo a que consultes todas las publicaciones de blog y los recursos disponibles que comparto periódicamente. 

¿Te ha gustado este post? Apúntate a mi newsletter.

Recibirás herramientas y reflexiones cada semana sobre alta sensibilidad e introversión, relacionadas a la maternidad y la crianza. Escribes tu email ahí debajo y te apuntas con un clic.
¿Que cambias de opinión? Te borras con otro clic. Bastante fácil.

¿Me quieres contar que te ha parecido este post? ¡Te leo en los comentarios aquí debajo!

¡Saludos! 

Zulema-Hernandez

Zulema Hdez

Actualizado: 28-09-2022 por Zulema

2 Comentarios

  1. Excelente información, eres una chingona

    1. Muchas gracias por tu comentario mi querida Elda 💖 Espero que la información del blog la encuentres útil y si conoces a alguien a quien consideres le pueda servir, por favor, compártele el blog. Un abrazo fuerte 🤗 / Zulema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.